Al aire ahoraJJ Cardona

(NOTICIAS YA).- Ha pasado un año desde que un policía de Carolina del Sur se convirtió en el héroe de una familia cuando salvó la vida de una bebé de apenas 12 días de nacida; desde entonces sus vidas se unieron, pero ahora tienen un vínculo más hermoso y poderoso: son una familia.

El aterrador momento que vivió un policía, una mujer y su bebé, en el Condado de Berkeley, se ha convertido en un especial vínculo de por vida.

La pequeña Ryleigh tenía apenas 12 días de nacida en junio de 2019 cuando dejó de respirar, provocándole a su madre el peor de los sustos.

El oficial William Kimbro, de la Oficina del Alguacil del Condado de Berkeley, se percató de un vehículo a toda velocidad y detuvo a la conductora.

Unos instantes le bastaron para darse cuenta que era una madre actuando frenéticamente en un esfuerzo por salvarle la vida a su bebé. 

Ryleigh no respiraba. 

La cámara corporal del oficial Kimbro capturó los momentos de tensión mientras realizaba RCP a la recién nacida, al mismo tiempo en que le rogaba llorara para él.

“Vamos, bebé. Llora por mí. Llora por mí. Vamos, abre esos ojos, cariño. Ahí tienes”, se escuchó decir a Kimbro en la grabación de ese día.

Kimbro le salvó la vida a la bebé Ryleigh  y ella se recuperó por completo. 

Ahora, un año después de ese fatídico día, Kimbro fue invitado a su primer cumpleaños y recibió una sorpresa especial escrita dentro de una tarjeta.

“Me quedé boquiabierto y tenía esta mirada en mi cara”, recordó Kimbro. 

 

 

 

Se trataba de una invitación para que sea el padrino de Ryleigh como un homenaje a su heroico acto, propuesta que aceptó con mucho gusto, al igual que su esposa. La madre de Ryleigh asegura que el oficial Kimbro será parte de su corazón para siempre y quiere que se sienta parte de la familia.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora