Al aire ahoraJJ Cardona

(NOTICIAS YA).- Entre las víctimas del coronavirus se encuentran también los dueños de los pequeños negocios y comercios familiares que después de dos meses han podido volver a abrir sus puertas, sin embargo en la mayoría de los casos, las tiendas están vacías.

“Con medidas de precaución abrí mi tienda y he estado  allí sobreviviendo, no viviendo, pero estamos aquí, no vamos a cerrar todavía”, afirmó la pequeña empresaria Marlene Batista.

 

VIDEO

 

Según compartió la empresaria con el reportero de Univision Tampa Bay, Filippo Ferretti, para “poder sobrevivir” Marlene tuvo que reinventarse y  dejar de vender ropa y carteras y adaptarse a una nueva manera de hacer negocio en tiempos de pandemia.

“Yo tengo mi máscara, mis guantes, nosotros dejamos entrar solamente 5 o 6 personas, cerramos la puerta, cuando estas personas  terminan salen, siempre estamos con la toallitas  de clorox, desinfectando, siempre lavándonos las manos”, afirmó Batista.

Mientras los restaurantes y las tiendas de comida están, aunque sea muy lentamente, volviendo a la normalidad, para los otros comerciantes el panorama es bien diferente, porque así como dicen, la gente no tiene dinero.

“Intentamos limpiar todo, limpiamos todo, con cloro, tenemos nuestras mascarillas, los clientes también llevan sus mascarillas y de esta forma intentamos seguir adelante, pero no es fácil en esta situación hay que volver a inventarnos siempre”.

Una situación aún más preocupante, porque los fondos de ayuda del gobierno federal y estatal ya se acabaron.

“Hay días en que he abierto de 9 de la mañana a las 6 de la tarde solamente para $50, pero este es mi trabajo, no es un hobby, ni un extra es mi trabajo de aquí pago los ‘biles’ de mi casa y del trabajo”, afirmó Batista.

El estado ofreció $50 millones de para préstamos  a dueños de pequeños negocios sin embargo los fondos se agotaron enseguida y solamente 1,000 de las 38,000l solicitudes que han llegado han sido aprobadas.

 

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora