Desde que el cantautor Pedro Capó escribió la canción Calma sintió algo especial. Lo que es no lo sabe expresar, pero lo conectó inmediatamente con el resto del mundo.

La versión urbana que grabó junto con el reguetonero Farruko sobrepasa los 105 millones de reproducciones en YouTube y está copando la listas de preferencia en Latinoamérica.

 

Lo cantan y lo bailan en Malasia, en Catar, en Hong Kong, en Europa, y muchos de estos lugares los visitará entrando el 2019. Lo sabe porque constantemente recibe vídeos -muchos de niños- animados por su tema.

“La gente está conectando de una manera muy orgánica. De repente estaba una niña desde Rusia cantándola, se volvió algo bien interesante, pero que iba a agarrar este incendio de manera violenta, no lo esperaba”, dijo.

Este golpe de éxito lo está viviendo en balance, sin dejar que lo abrume o lo intimide ante lo que sigue para él musicalmente. Mantener su integridad artística sigue siendo su motor creativo. Por ello confía en que el repertorio por estrenar tiene también su toque especial.

Capó presentó ayer su tercer perfume para caballeros Vivo, con un aroma más cítrico y ligero que las anteriores.

“El olor de Pedro Capó está bueno”, bromeó sobre la acogida que también tiene su producto.

“Feliz, contento”

El músico, de 38 años, estableció de inicio que no hablaría sobre la información que trascendió sobre un presunto divorcio de su esposa y madre de sus tres hijos, Jéssica Rodríguez.

Afirmó, en cambio, estar “feliz, contento, agradecido”.

“Yo estoy increíblemente bien. Todo el mundo está saludable, contento, todo el mundo feliz”.

La Navidad la pasará en su hogar.

 

(Primera Hora)

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora