No ha pasado mucho tiempo desde que la mensajería instantánea comenzó a formar parte de nuestras vidas y a “facilitar” las relaciones sociales. Matizamos el verbo facilitar porque, si bien es cierto que ha mejorado la comunicación, también nos ha convertido en personas conectadas 24/7 y que preferimos hacer cuantas más actividades a través de la pantalla, mejor (y todo ello deriva en conductas impacientes y actitudes perezosas, ojo ahí). Lo queremos todo rápido y fácil. Y eso también se extiende a las relaciones sentimentales, sobre todo cuando estamos conociendo a una persona. ¿Cuántas veces has hecho o te han hecho ghosting, cushioning, breadcrumbing…? (Todo -ing, ajá).

Por otra parte, ¿en cuántas ocasiones te ha generado inquietud ese momento en el que no te contestan por whatsapp? ¿Y la situación en la que tu pareja habla con otra persona a deshoras? (…).

 

Las redes sociales han modificado comportamientos. Y es natural que esto ocurra, pero hay que ser conscientes de que en una relación amorosa puede afectar de manera muy negativa, por lo tanto no estaría de más prevenir ciertas situaciones que pueden desencadenar una insatisfacción personal, restar autoestima y generar ansiedad.

Para ello, hemos establecido 3 etapas de una relación, de manera muy global, para identificar conductas nocivas –relacionadas con las redes sociales– y cómo evitarlas o solucionarlas.

Cuando estás conociendo a una persona

En esta situación, cuando nos estamos abriendo a través de RR.SS. a la otra persona y establecemos una conversación diaria, es habitual experimentar cierta inquietud relacionada con la recepción de whatsapps (sobre todo cuando la otra persona tarda en contestar o aparece el doble tick azul y no responde). Los expertos confirman que existe una disfunción llamada “síndrome del whatsapp imaginario“, por el que oímos o vemos que nos ha llegado un whatsapp cuando no es así (nuestro cerebro genera ese impulso que nos hace creer que nos han escrito o hemos recibido respuesta).

Aquí es cuando solemos preguntarnos: “¿Hacemos lo mismo y fingimos estar ocupadas tardando en contestar?” “¿Es demasiado pronto si le contesto en el acto?”. Bucle.

 

¿Lo mejor para evitar “rayadas” mentales? Quitar el tick azul y la hora de conexión (puedes eliminarlo en “herramientas” de whatsapp). La realidad, según las estadísticas, es que los millennials consultamos el móvil una media de 150 veces al día. Si no te contestan en todo el día, probablemente no te quieran contestar. Y, si esta es la tónica de alguien que estás conociendo y con quien estás ilusionada, quizás no te convenga. No te interesa ver si ha leído tu whatsapp o a qué hora se conectó. Alguien a quien le importas no te genera dudas ni estrés. Y menos por culpa de las redes sociales.

Tratemos de evitar ser impacientes y que todo vaya fluyendo, pero si no fluye, thank u, next.

image
GIPHY

Cuando estás con una persona

Es curioso, pero hay ocasiones en las que tendemos a publicar en redes sociales lo que estamos haciendo con la persona a la que queremos. ¿Es que no es suficiente ese momento para simplemente vivirlo? Cuando esto sucede de manera frecuente, está bien preguntarse por qué lo hacemos: ¿A quién quieres mostrar que estáis juntos? ¿Es que si no lo publicas no ha ocurrido?

También existe una tendencia por la que, en ocasiones, cuando nuestra pareja habla excesivamente por whatsapp, sentimos inseguridad. Aquí hay que tener muy claro que, aunque estemos en una relación, ambos somos libres de hablar “en exceso” por whatsapp con quien sea siempre y cuando os mostréis respeto y no os engañéis. La confianza dentro de una relación es esencial, sobre todo en “tiempos de conexión”. Si no confías en tu pareja, habla con ella, pero evitemos estar inseguras.

Si quieres profundizar sobre este tema, Esperando a Mr. Big” es una novela que hace un análisis didáctico de cómo las redes sociales han cambiado nuestra forma de amar.

Cuando rompes con una persona

Seguro que te ha pasado (o has visto cómo alguien lo hacía): postear fotos en exceso con frases intensas para evidenciar que estás bien tras una ruptura. Aunque a priori esto te haga sentir bien, la realidad es que estás “atajando” para superar el duelo que te supone tu ruptura. Y estás en tu derecho, pero que tu ex vea lo bien que estás con tus amigos y amigas, los viajes que haces y los links que compartes no te va a ayudar para pasar página. Lo que aquí de verdad importa es superar la situación y pasar página a través de otras herramientas mentales. Hay gente que bloquea en redes a sus ex, otros deciden continuar siguiéndose. Sea como fuere, no intentes aparentar. Coge las riendas de la situación y no permitas que las RR.SS. interfieran en tu modo de actuar. Además, incluso tus fotos (o sus fotos si es que las está posteando tu ex) pueden quedar bastante forzadas. Porque ya sabemos que lo que vemos en el entorno digital no siempre se ajusta a la realidad… ¿No?

(Cosmopolitan)

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora