Con tan sólo dos años como solista y una decena de premios, la estrella Camila Cabello se presentó anoche por primera vez en el Coliseo de Puerto Rico con un público que no dejó de aplaudirla, y corear sus canciones, en lo que fue el cierre de su gira, “Never be the Same”. Precisamente, el tema con el que inició su presentación de casi dos horas en la que interpretó 16 temas.

A la apertura le siguieron los números más rítmicos “She Loves Control” e “Inside Out”, “Bad Things” hasta “Can’t Help Falling in Love with you”.

 

“Gracias Puerto Rico son los mejores del mundo. Hay un poema que dice ‘Cuba y Puerto Rico de un pájaro las dos alas’ y es así”, fueron las palabras con las que Camila saludó a su público.

La energía de la artista cubano-estadounidense, su voz llena de matices, los bailes que demostraron su gran fortaleza física, su belleza, y el contacto en todo momento con un público en su mayoría muy joven fue lo que hizo de esta última velada una inolvidable e íntima ya que el show se presentó en la modalidad de teatro del Choliseo.

La cantautora le pidió al público que continuaran gritando hasta que se quedaran roncos, y “amanezcan con los músculos adoloridos, y yo les prometo que les voy a dar el cien por ciento de lo que tengo. Piensen que esta es la última vez que van a escuchar todas estas canciones, obviamente hasta mi próximo disco”.

Era evidente que el recurrente en Camila anoche era la nostalgia.

( El Nuevo Día)

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora