Al aire ahoraSalsa y Más

(Primera Hora )

Draco Rosa está en un “momento bonito”. Y se ve, se siente.

Exhibe un buen físico, habla con entusiasmo de la música que tiene casi lista y de dos eventos a los que les tiene mucha fe: Ride por la vida y el Festival Larga Vida.

“Antes iba desesperadamente detrás de la luz, pero al fin la luz la tengo encima, de frente, por primera vez”, afirmó ayer. “Creo que este año me levanté diferente al año pasado, aunque obviamente nos sacamos las lágrimas con el tema del huracán y seguimos tratando de bregar con eso, pero me siento positivo y veo las oportunidades, y te llega la inspiración”.

El artista, de 48 años, está próximo a entregar una versión más “rockanrolera” del clásico álbum Vagabundo, con la que celebrará los 22 años de ese trabajo, y una nueva colección de cerca de 10 canciones que recogerán la vitalidad que exhibe tras experimentar una recaída en el cáncer en el 2013.

“Realmente comencé haciendo un álbum a lo clásico, doble. (Pero) descarté esa idea, porque estaba tan envuelto en sentir una vitalidad de nuevo; después de seis años de estar medio apagado, no triste, pero apaga’o, con una energía cuestionable, me pasó algo muy interesante cuando comencé a grabar, todo cambió”, compartió del proceso de grabación y masterhzación con Bob Ludwig.

Las canciones nuevas, “más íntimas, sagradas”, proyecta presentarlas entrada la segunda mitad del año.

“Lo malo no dura para siempre, pero lo bueno tampoco, y dije, ‘pues déjame aprovechar este momento’. Y lo hice y estoy contentísimo, feliz con el proyecto”, afirma.

La gira de conciertos, dijo, quedará para el 2018.

Motociclismo, su otra pasión

Draco Rosa regresará mañana a Ponce, donde siendo un chamaco comenzó a experimentar con las “bikes”.

No llegará solo y mucho menos saldrá solo, pues será La Perla del Sur el punto de partida del evento Ride por la vida, que realizará por primera vez a beneficio de la fundación Vox Forte Alliance, con la que busca ayudar a las personas necesitadas de trasplantes de médula ósea.

“Ahora nuestra meta es ayudar en el tema de compatibilidad, porque son $400 para buscar un ‘match’ (pareja), y en ese tema nosotros estamos tratando de apoyar ahí”.

Su primera motora se la regaló el papá. “Pasaron los años y me montaba en una que otra de amigos, pero conozco a Angela (esposa) y ella está en una Harley (Davidson) 883, y dije ‘Wow, esta chica en una Harley’. Al fin y al cabo nos hicimos novios y me regala una Harley. Después de un año me fui a Brasil y me llama, que robaron la ‘bike’, y en aquel entonces estábamos solos en un apartamentito y no teníamos para pagar un seguro y todo ese tipo de cosas, y perdí la ‘bike’. Pero era lo mejor porque yo estaba en otro zone”, contó el galardonado músico.

Actualmente maneja una Dukati Xdiavel -“que es my baby”-, y una Harley Davidson, que será la que usará para el evento.

La corrida terminará en el Jardín Botánico en Caguas, donde habrá actividades para toda la familia desde la 1:00 p.m. Habrá kioscos, música, atracciones para niños, yoga y artesanías, entre otros. Se presentarán Almas Band, Idalé Burgos, Lizbeth Román, Calma Carmona y Triunvirato.

El costo de entrada sal Jardín será un donativo para la fundación. Los boletos para la corrida se venden, por el contrario, en Ticketerapr.com.

“Estoy contento porque llegó mi papá, él va a correr, y varios amigos, así que creo que va a ser un día lindo de familia, de energía, porque montarse en motora también es tener otro tipo de fe”.

Este evento pudiera convertirse en uno anual, y así atender las necesidades que se presentan para los pacientes y la misma fundación, que ahora requiere de personas comprometidas.

“Ha llegado gente a la fundación con otras intenciones, sin trasparencia, y me entristece mucho porque están buscando otra cosa. Lo digo porque estoy buscando apoyo, gente seria que pueda buscar dinero y apoyarnos en esa área”, puntualizó.

 

Lee la nota completa aquí 

 

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora