La fiesta que Kobe Bryant le organizó a su esposa Vanessa Bryant para celebrarle sus 35 años de vida estuvo  para caerse la baba.

La pareja viajó a una paradisiaca playa mexicana con toda la familia –en avión particular, por supuesto–, donde el basquetbolista pagó por suites de súper lujo, comidas elegantes y sofisticadas, y para rematar, fuegos pirotécnicos que volaron por todo lo alto al gusto y capricho de Vanessa, puesto que le trajeron en charola de plata el control para que ella decidiera cómo y en qué orden tronarlos.

Y como ella es latina, pues además de todas estas excentricidades, un mariachi amenizó la fiesta, que incluyó también albercas privadas, muchas velitas, acceso a playas hermosas y mucha, pero mucha privacidad.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Eventos
y Promociones

Al aire ahora