(Miami, ENTRAVISION) –  Yasmine Todhunter no podía creer lo que veía. En la parte trasera de su vivienda en Port Everglades, Florida, podía ver cómo un inmenso crucero de lujo estaba aproximándose sin detenerse.

En su interior había más de 2,800 personas que disfrutaban de un viaje de placer que les llevó a Barbados, St. Kitts y St. Nevis.

El motivo por el cual el crucero estaba tan cerca de su vivienda fue sencillo, según la explicación dada por las autoridades: El “dock” donde debía permanecer para el descenso de los pasajeros estaba cerrado temporariamente por una cuestión de seguridad. Sin embargo, la empresa de cruceros negó que hubiera estado en un lugar inapropiado y aseguró que estuvo siempre en un canal asignado por las autoridades.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora